Para ofrecerte una mejor experiencia, nuestro sitio web utiliza algunas cookies. Para continuar la visita, acepta nuestra política de cookies.

Aceptar

Información sobre las cookies

Nuestra web utiliza herramientas, como las cookies, para analizar y mejorar tu experiencia. Puedes darte de baja a continuación:

Estadísticas

Utilizamos herramientas, como Google Analytics, para hacer un seguimiento del tráfico web y verificar la eficacia de nuestra web.

Cookies necesarias

para servicios y funciones esenciales como formularios de inicio de sesión, integración de la cesta de la compra y control de acceso. Sin ellas, nuestro sitio web no puede funcionar correctamente y no podemos prestar ningún servicio. La desactivación no está disponible.

Estos ajustes se mantendrán durante 24 horas

Cultura

Cultura del vino

El vino ha ido evolucionando desde la antigüedad como parte de la vida, la cultura y la dieta. Es un símbolo cultural, y su papel ha ido cambiando a lo largo de los años, pasando de ser una importante fuente nutricional a un complemento cultural para la comida y la socialización. El arte de la vinicultura y la producción de vino también ha evolucionado, e incluso la Unesco ha reconocido como Patrimonio de la Humanidad a algunas regiones vinícolas. 

 

Sin embargo, en este largo camino, hay una cosa que se ha mantenido estable y nunca ha cambiado: el vino está asociado a la gastronomía, la historia, la tradición, la región, los productos locales de calidad y la socialización. 

Culture of wine

Una cultura del vino sostenible

Los hábitos de consumo también han evolucionado con los años, y, hoy en día, los consumidores eligen cada vez más vinos de mayor calidad y disfrutan de ellos como parte de un estilo de vida saludable, sostenible y moderno. Sin embargo, en contraste con la cultura propia del vino, en muchos países se está experimentando una tendencia hacia el abuso del alcohol, especialmente del llamado «botellón» o consumo de atracón, con importantes repercusiones económicas, sociales, legales y sanitarias. No obstante, algunos estudios muestran que lo más habitual sigue siendo el consumo moderado, y que solo una minoría bebe de forma irresponsable o en exceso.