Regionalismo


El objetivo de la viticultura en todo el mundo es producir unas uvas de la mejor calidad posible destinadas a la vinificación. Las influencias clave de la composición de los suelos, la temperatura en las diferentes etapas de la temporada, las precipitaciones, la exposición al viento, la topografía y la orientación desempeñan un papel determinante a la hora de identificar las mejores zonas para la producción de un vino de alta calidad. La capacidad para expresar el carácter y las condiciones de la localización del viñedo en el vino final es uno de los atributos más buscados en un vino refinado.

La regionalidad, también conocida como terruño, no sólo se expresa a través de factores medioambientales, sino también por el factor humano. Los conocimientos se transmiten de generación en generación, evolucionando de manera coherente, al tiempo que se preservan y amplían siglos de legado.

Descubrir los rasgos únicos de las diferentes regiones es una oportunidad de aprender más detalles acerca de la procedencia y la historia de un vino.

El vino como recurso: un sector vital, un recurso ecológico, un estilo de vida

La Unión Europea es el primer productor, consumidor, exportador e importador mundial de vino. De hecho, en Europa se produce más de la mitad de la producción de vino a nivel mundial y la producción de vino es una actividad económica esencial para muchas economías regionales. El cultivo de la vid y la producción de vino desempeñan también un papel importante en el nivel de actividad y de empleo de las zonas rurales de muchos Estados Miembros de la UE y de sus regiones.


En 2005, el número de explotaciones dedicadas al cultivo de la vid para la producción de vino en la UE-25 ascendía a cerca de 1,3 millones de explotaciones, es decir, algo más del 20% de todas las explotaciones de la UE. Esas explotaciones, que ocupan más de 3,4 millones de hectáreas, representan aproximadamente el 20% del total del empleo de la agricultura de la UE, ya que proporcionan puestos de trabajo a más de tres millones de personas, entre las cuales prevalece aún la mano de obra familiar. Además de los puestos de trabajo permanentes, también se utiliza un importante contingente de empleo temporero para la vendimia. Los países mediterráneos (Italia, Portugal, Francia, España y Grecia) emplean un 84% de la mano de obra que se utiliza en las explotaciones vitícolas.


Cuando se examina cómo han venido evolucionando las explotaciones vinícolas con el tiempo, se observa una reducción significativa del número de explotaciones (de 2,1 millones en 1990 a 1,3 millones en 2005), así como en su correspondiente nivel de empleo.


Estos resultados son la clara indicación de un largo y profundo proceso de reestructuración que se está dando en el sector europeo del vino, que está desembocando en la expansión del tamaño medio de la explotación vinícola y en la racionalización del factor de producción que es la mano de obra, en el contexto de una ligera reducción de las superficies plantadas de viñas.


La dimensión socioeconómica del cultivo de la vid se extiende más allá de la actividad agrícola en los viñedos y también abarca las actividades económicas indirectas relacionadas con la producción vitícola, tales como el comercio y la comercialización del vino, la producción de toneles de roble, botellas, cápsulas y corchos, y el desarrollo del turismo vinícola.


El sector del vino contribuye asimismo considerablemente al medio ambiente. Los viñedos son garantes de la presencia humana en zonas frágiles que a menudo carecen de otras alternativas económicas. Las viñas plantadas en los collados ayudan a limitar la erosión del suelo y también son una protección contra los incendios, ya que la baja densidad de sus rizomas impide la propagación de los mismos.


En vista de este valor que añaden las viñas al paisaje y de la contribución que aportan a su preservación, el Convenio Europeo del Paisaje da también una especial relevancia a los viñedos. Además, sobre la base de las disposiciones del Convenio Europeo del Paisaje relativas a la protección, la gestión y la planificación de los paisajes, se han desarrollado numerosos estudios destacando el valor y estableciendo códigos de buenas prácticas para preservar el medio ambiente y promover los paisajes vinícolas con la distinción de turismo de calidad.

01/07/2014 | Cultura
Argentina Regions
Wines of Argentina Argentina boasts a wealth of natural resources and areas of great scenic beauty, including high summits and plains, lush forests and absolutely arid deserts, woods and steppes, glaciers and waterfalls. Any landscape you may imagine, you can find somewhere on Argentine soil.
03/10/2013 | Cultura
Statistics of the world vitiviniculture sector
Logo of the International Organisation of Vine and Wine (OIV) O.I.V. annual statistics report on the world vitiviniculture situation.
Share on Facebook Share on twitter Share on google plus Pin It e-mail