Las mujeres embarazadas no deberían beber alcohol


Cuando una mujer embarazada consume una bebida alcohólica, el alcohol circula a través de su flujo sanguíneo hasta llegar a la sangre, los tejidos y los órganos del bebé. Por eso, cuando una mujer embarazada bebe una copa de vino, su bebé también.


Beber alcohol puede perjudicar el desarrollo del bebé. El alcohol se metaboliza a una velocidad mucho menor en el organismo del bebé que en el de un adulto. En consecuencia, el nivel de alcohol en sangre del bebé se mantiene elevado durante más tiempo que en la madre. Esto es muy peligroso y, en ocasiones, puede provocar daños irreparables.


Consumir alcohol durante el embarazo puede provocar el síndrome alcohólico fetal en el bebé. El síndrome alcohólico fetal incluye una serie de deficiencias congénitas que se observan en los bebés de madres que han abusado del alcohol. Estos síntomas pueden ser:

  • Problemas de atención y comportamiento
  • Cardiopatías
  • Anomalías faciales
  • Deficiencia de crecimiento antes y después del nacimiento
  • Tono muscular deficiente y problemas de movilidad y equilibrio
  • Problemas cognitivos y de lenguaje
  • Problemas de aprendizaje


Estos problemas de salud son irreversibles y pueden ir de leves a graves


No se ha establecido un nivel de bebida sin efecto para evitar daños en el no nato. Por este motivo, debe evitarse el consumo de bebidas alcohólicas durante el embarazo. Las mujeres que están embarazadas o que están planeando un embarazo deben evitar beber cualquier cantidad de alcohol ya que es la única forma de evitar el síndrome alcohólico fetal.


Para más información sobre las pautas de consumo y la salud, visite www.wineinformationcouncil.eu

En caso de duda en relación con sus hábitos de consumo de bebidas alcohólicas y su salud, consulte a su especialista o médico de cabecera.


Share on Facebook Share on twitter Share on google plus Pin It e-mail