¿Volúmenes servidos de vino?

Los volúmenes servidos varían según el país, lo que dificulta la comparación intercultural. Los volúmenes más frecuentes para los vinos secos son 125 ml y 175 ml. Para vinos enriquecidos/de licor/dulces, el volumen que se sirve suele ser menor.

En algunos países, el volumen servido puede llegar a 250 ml, lo cual supera el límite de la moderación y no es recomendable, sobre todo en el caso de mujeres.

Hay países, como Alemania, que han introducido una práctica muy útil en los restaurantes, donde es obligatorio que las copas de vino tengan una línea que marca los 100ml.

Algunas empresas de cristalería fabrican copas especiales para tipos de vino específicos, o vinos de determinadas regiones, que intensifican los aromas exclusivos y el sabor del vino correspondiente.


Para apreciar bien el sabor del vino, no se debe llenar la copa hasta arriba. Es necesario que haya suficiente espacio en la copa para que el vino se airee y se concentren los aromas, así como para poder agitar el vino suavemente en la copa. Beba despacio y deje que sean los aromas los que llenen su copa.

Files attached to this article:

Share on Facebook Share on twitter Share on google plus Pin It e-mail