El vino: la cultura de la moderación

El vino ha evolucionado como parte de la vida, la cultura y la alimentación desde tiempos inmemoriales. Como un símbolo cultural indeleble de un estilo de vida, el papel del vino ha evolucionado con el tiempo, dejando de ser una importante fuente de nutrientes para convertirse en un acompañamiento cultural de la comida y en sinónimo de distensión compatible con un estilo de vida saludable.

El arte de la viticultura y la vinificación también ha cambiado. No obstante, en esta larga ruta por la historia, una cosa se mantiene y nunca se ha descuidado: la asociación del vino con gastronomía, historia, tradición, origen, productos locales de calidad y entornos sociales dignificados.

La valoración cultural del vino refleja la diversidad de las regiones vitícolas, el savoir vivre y los hábitos culinarios. Los productos de calidad indican unas pautas de consumo moderadas, ya que sólo si el vino se degusta de forma moderada y lenta se pueden apreciar y disfrutar plenamente su carácter y sus sabores únicos y complejos.

El sector del vino y sus agentes económicos realizan una contribución económica, social, agrícola y medioambiental de valor incalculable. Las regiones vitícolas de todo el mundo producen una variedad inagotable de excelentes productos. Aunque el vino sigue siendo un producto natural, las innovaciones tecnológicas han permitido implantar unos procesos de producción más higiénicos y controlados, contribuyendo a la obtención de unos vinos más adaptados al paladar del consumidor contemporáneo. En la actualidad, con el declive del consumo del vino en generallos consumidores se decantan más a menudo, por vinos de mayor calidad, para su consumo moderado, como parte de un estilo de vida saludable, sostenible y moderno.

No obstante, en contraste con la cultura inherente al vino, en muchos países se están observando tendencias alarmantes en relación al abuso/o uso indebido del alcohol, en especial, en relación con un fenómeno denominado en España «botellón» o consumo excesivo esporádico que se da en un grupo socioeconómico y de edad particular, con graves implicaciones sociales, económicas, legales y para la salud. A pesar de las diferencias observadas en el consumo a escala mundial, los estudios muestran que un consumo moderado sigue siendo la norma general y solo un pequeño porcentaje de personas abusan de esta bebida de alta calidad que es el vino.

Reconociendo los peligros para la salud y las consecuencias sociales y económicas negativas del abuso de bebidas alcohólicas y el hecho de que unas pautas de consumo responsables son perfectamente compatibles con un estilo de vida saludable, la cultura del vino actual debe incluir un compromiso común de las partes interesadas a fin de garantizar que un consumo responsable y moderado sigue siendo la normal social reinante.

«Debe promoverse un consumo responsable y moderado de alcohol: el vino solo se puede disfrutar plenamente cuando se consume con moderación.»

04/07/2015 |
Unesco list welcomes Champagne and Burgundy
Unesco World Heritage

The famous vineyards and cellars of Champagne and Burgundy were added to the famous Unesco World Heritage List last 4 July joining other wine regions already included on the list.

01/07/2014 |
The legacy of wine in Argentina
Establecim Antonio Tomba The production and consumption of wine in Argentina dates back to over four hundred years ago when the first specimens of Vitis vinifera were brought to the Americas by the Spanish colonizers in the early 16th century.
25/06/2014 | Cultura
Italian wine region of Piedmont is added to the UNESCO World Heritage List
The heart of Piedmont is one of the latest United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization World Heritage List sites. The recognized area, which counts around 25,000 acres, includes Barolo, Barbaresco, Nizza Monferrato and Barbera, the “infernots” of Monferrato, Canelli and Moscato d’Asti and the castle of Grinzane Cavour.
Share on Facebook Share on twitter Share on google plus